Lo Qué Creemos


En los siguientes párrafos usted podrá
informarse de manera general en lo que creemos como Iglesia. Ante todo,
nosotros creemos en la Biblia y enseñamos que es la verdad perfecta inspirada
por Dios. Cada una de las creencias y enseñanzas de la Iglesia Bautista Valle
Central se deriva directamente de la Palabra de Dios.


La Biblia


Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios revelada, y que es completa y verbalmente
inspirada por Dios. Creemos que la Escritura es la inerrante e infalible
Palabra de Dios, y se encuentra así en sus 66 libros desde Génesis hasta
Apocalipsis. Creemos que Dios no solamente inspiró cada palabra, sino que
también la preservó a través de los tiempos. Creemos que la Versión Reina
Valera 1960 es la Palabra de Dios preservada para el pueblo Hispano-Parlante (Salmos
12:6-7; II Timoteo 3:15-17; I Pedro 1:23-25; II Pedro 1:19-21).


Dios


Creemos en un sólo Dios, el cual es eterno, auto-existente, infinito e inmutable.
Creemos que tiene una naturaleza, una esencia, una sustancia y que se ha
manifestado al hombre en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo
(Deuteronomio 6:4; I Timoteo 1:17; Santiago 1:17; I Juan 4:4).


El Hijo


Creemos que Jesucristo es el único Salvador de la humanidad. Creemos que Jesucristo es eternamente Dios y que posee todos los atributos de la Deidad. Creemos que el
Señor Jesucristo nació de una virgen, que Él es Dios encarnado, y que el
propósito de la encarnación fue revelar a Dios para redimir al hombre, y para
reinar sobre el reino de Dios. Creemos que Jesucristo nunca renunció a ninguno
de los atributos de su Deidad, sino que simplemente los guardó. Creemos que
vivió una vida perfecta, sin pecado, y que al final de ella la ofreció por la
humanidad como un sacrificio sustitutivo por los pecados del hombre. Este
sacrificio fue el pago justo a Dios por el perdón por el pecado. Este perdón
fue activado por su muerte a través del derramamiento de su sangre en la Cruz y
fue aceptado por Dios después de su resurrección. Creemos que Él ascendió al
cielo después de su resurrección para estar sentado a la diestra del Padre,
esperando por el tiempo para recibir a su iglesia en el Rapto, y regresar
después de siete años a la tierra para gobernar y dirigir su Reino por 1,000
años (Salmos 2:7-9; Isaías 7:14; Isaías 9:6; Isaías 43:11; Miqueas 5:2; Mateo
1:25; Lucas 1:26-35; Juan 1:1; Juan 1:3; Juan 14; Juan 18; Juan 29; Romanos
3:19-25; Romanos 5:6-15; Filipenses 2:5-11; I Tesalonicenses 2:5; I
Tesalonicenses 3:16; I Tesalonicenses 4:13-18; Tito 2:10-15; Hebreos 7:26;
Hebreos 9:24-28; I Pedro 1:19; I Pedro 2:2; I juan 1:3; Apocalipsis 20:1-6).


El Espíritu Santo


Creemos que El Espíritu Santo de Dios es una persona que tiene todos los atributos de
la Deidad de Dios. Creemos que el Espíritu Santo ha estado siempre presente
desde la creación de la raza humana. Sin embargo, creemos que Él ha tenido un
ministerio especial que comenzó el día de Pentecostés y que continúa hasta el
día del rapto de la iglesia. Su ministerio incluye el proveer convicción del pecado
y redargüir hacia una vida de santidad. El Espíritu Santo fue enviado para
regenerar, santificar, sellar, y llenar a todos aquellos que han recibido a
Cristo como su Salvador y Señor. (Juan 3:5-6; Juan 14:16; Hechos 1:5; Hechos
11:15; I Corintios 3:16; I Corintios 6:19-20; I Corintios 12:13).

 
El Pecado y la Salvación


Creemos que todos los hombres nacen con la herencia del pecado natural
recibida de parte de nuestro antecesor común Adán. Creemos que debido a esta
naturaleza el hombre es un pecador por decisión, y que es totalmente incapaz de
reformarse a si mismo o dejar de pecar por su propio poder. Creemos que la
única esperanza de salvación para el hombre es un cambio total de mente
referente a su condición de pecado e inhabilidad de cambiarla, es volverse a
Jesucristo como su único Salvador. Creemos que solamente a través del
sacrificio sustitutivo del Jesucristo en la Cruz el hombre puede ser perdonado
de sus pecados. Creemos que todos los que rechazan a Jesucristo como su
salvador ya están condenados al Lago de Fuego eternamente (Génesis 5:1-5;
Hechos 4:19; Hechos 16:31; Romanos 3:10-23; Romanos 5:6-12; Romanos 6:23;
Romanos 10:9-10; Efesios 2:8-9; Tito 3:5-6; Apocalipsis 20:11-14).

La
Iglesia del Nuevo Testamento

Creemos que la iglesia comenzó con el llamado de los doce apóstoles por
Jesucristo y que fue empoderada en el día de Pentecostés. Creemos que la
iglesia local es la única institución de parte de Dios para hacer su obra en
este tiempo. Creemos que la iglesia local está compuesta por miembros que han
sido salvos y bautizados de acuerdo a las instrucciones de Cristo, y que
voluntariamente se reúnen juntos con el propósito de adorar a Dios, tener
comunión con los hermanos, servir y recordar la Cena del Señor. Creemos que
todos los creyentes serán llevados en el Rapto, justo antes de la Tribulación
(Mateo 16:16-18; Hechos 1:15; Hechos 2:41-43; Hechos 11:15; Hechos 20:28; I
Corintios 15;51-58; Efesios 1:12-14; Efesios 5:25-30; I Tesalonicenses 4:13-18;
I Timoteo 3:4-15).

 
Los Últimos Días


Creemos en la interpretación literal de las Escrituras en su contexto
gramatical e histórico. Creemos en el Rapto pre-tribulacional de los santos de
la iglesia, seguido por los siete años de Tribulación. Creemos en el regreso
pre-milenial de Cristo a la tierra y su literal reinado de mil años. Seguido a
estos mil años es el juicio del Gran Trono Blanco y entonces el Cielo nuevo y
tierra nueva (I Corintios 15:51-58: I Tesalonicenses 4:13-18;
I Tesalonicenses 5:1-9; Apocalipsis 19-22).

Que es lo que creemos?